Iluminación artificial e iluminación natural en los puestos de trabajo

Cuando se hace referencia a la iluminación se debe considerar tanto la iluminación natural como la iluminación artificial. A la hora de diseñar un área de trabajo siempre se deben considerar ambas. La luz natural causa menor fatiga visual que la iluminación artificial. Por eso, en la actualidad se han desarrollado técnicas que maximizan el aprovechamiento de la luz natural. Muchas áreas de trabajo tienen en consideración tragaluces, ventanales, etc.

Las principales ventajas de la iluminación natural son las siguientes:

  • Produce menor cansancio a la vista.
  • Permite apreciar los colores tal y como son.
  • Es la más económica.
  • Psicológicamente el contacto con el exterior a través de una ventana, por ejemplo, produce un aumento del bienestar.
  • Salvo en situaciones muy concretas en las que el trabajador se encuentre situado en una determinada posición e incida un haz de luz de forma directa, la iluminación natural suele producir un deslumbramiento tolerable.

No obstante, su principal inconveniente es la gran variabilidad que se produce al cabo del tiempo. No va a ser lo mismo la luz natural de la que se puede disponer un día de invierno nublado, a las 8:00 h de la mañana, que un día de verano soleado a las 12:00 h.  Y es aquí donde la iluminación artificial toma importancia. Se usa cuando no se puede emplear la luz natural o como ocurre en la mayoría de los casos, como complemento a esta.  La calidad de la luz artificial será mejor cuanto  el espectro de esa luz esté más próximo al que produce el sol.  A la hora de evaluar o adecuar una iluminación artificial en un puesto de trabajo se deben considerar aspectos relacionados con el trabajador, con el tipo de tarea que vaya a desempeñar y los propiamente relacionados con la iluminación.

Por un lado, la iluminación se produce gracias a lámparas, que son las que emiten la luz; esas lámparas se encuentran en luminarias que forman parte de todo un sistema de iluminación. Todos estos aspectos se deberán considerar, pues un fallo en uno solo hará que la iluminación no sea la adecuada. Si las lámparas no emiten suficiente flujo luminoso, si hay zonas donde no se dispone de luminarias, si la luz no es la adecuada para la tarea del trabajador, sólo uno de estos aspectos será suficiente para que la luz no sea adecuada y se deba rectificar.

Las principales ventajas de la iluminación artificial son las siguientes:

  • Si la sabes manejar, te da el control absoluto. Puedes manipular su dirección, potencia o ubicación.
  • Corrige los contraluces indeseados.
  • No dependes de la hora ni de las condiciones climatológicas.
  • Puedes crear ambientes, ya que te da la posibilidad de imitar a la luz natural y recrear escenarios diurnos o nocturnos sin dificultad.

El  correcto uso de ambos tipos de iluminación es determinante para tener un lugar de trabajo óptimo. Esto evitará fatiga visual, una reducción en el rendimiento, un incremento en los errores y peor aún, accidentes.

Si tienes problemas con la iluminación de tu lugar de trabajo no dudes en contactarnos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *